Historia del Boxeo

ORIGEN DEL NOBLE ARTE DEL BOXEO

Para hablar de boxeo nos remontamos a su historia en el año 6.000 a.c. y su localización seria en el llamado cuerno de África (África oriental), concretamente en la que conocemos hoy en día como Etiopía. Posteriormente el boxeo se difundió primero a la antigua civilización egipcia, donde podemos encontrar boxeadores bajorrelieve. Estos boxeadores mostraban el uso de guantes que cubrían los puños, y hasta el codo, o a la mitad del antebrazo.

 

historia del boxeo antiguedad

Destacamos también la escultura histórica griega ´´el boxeador en reposo´´ que fue creada entre el siglo IV y II a.c. Esta escultura nos permite apreciar un ´´guante´´ muy diferente al que se utiliza hoy, en esta época vemos el uso de unas correas de cuero que cubrían la mano y hasta el antebrazo, dejando libres los dedos.

el boxeador en reposo


El boxeo es uno de los deportes más antiguos que conoce la historia, fue incluido en los XXIII juegos olímpicos del año 688 a.c. era conocido con el nombre de PYGME (pelea de puños en griego). Allí se consagro al primer campeón de boxeo olímpico, Onomastos de Esmima. Los boxeadores eran muy rudos, curtían sus nudillos en sacos de arena llamados KORYKOS, y el combate era más violento que hoy, esto era debido a las duras correas de cuero (llamadas HIMANTES) y su estructura heterogénea, que usaban como protección de la mano, lo que causaba con mayor facilidad los cortes en la cara. Los guantes de boxeo que utilizamos hoy son uniformes, y mucho más acolchonados.

El boxeo fue practicado también en la Antigua Roma, aunque fue casi eliminado con la entrada del cristianismo en toda Europa, por otro lado, en Asia seguía extendiéndose, considerando la práctica y enseñanza del boxeo como una de las formas adecuadas para aprender a controlar el ´´chi´´, control de la energía interna de los humanos. Del boxeo se fueron derivando otras artes marciales, manteniendo esta como su base, base que hoy se sigue utilizando por su gran efectividad.

A PUÑO LIMPIO, BOXEO SIN GUANTES, BARE KNUCKLES (en inglés, nudillos desnudos)


Desde el siglo XVI ya se utilizaba la palabra BOXING para las peleas con puños en Inglaterra, sin embargo, no es hasta el año 1681, que este, es considerado como un ajuste deportivo entre dos oponentes. Pero no es hasta el 1711 cuando ya se define el BOXING como deporte, utilizando esta misma palabra.

En el siglo XVIII el boxeo era un encuentro deportivo muy popular en Reino Unido y América, los enfrentamientos eran sin guantes, y en el lugar donde acontecía se apostaba, las peleas eran muy sangrientas, hasta el punto de que algunos luchadores resultaban gravemente heridos o muertos. Esto se debía principalmente a que eran peleas sin límite de duración. En aquel entonces, no había un ring como los de hoy, la gente hacia un circulo alrededor de los peleadores, estos podían ser, hombres, mujeres e incluso animales.

 

Con el paso de los años, el boxeo se iba modernizando, aunque pasaron muchos años hasta llegar a tener las reglas boxísticas que salvaguardan los púgiles de hoy. En 1719, momento en el que ya muchos se daban a conocer como maestros del arte de la defensa, se consagro como el primer campeón de Inglaterra a James Figg. Personaje muy reconocido, pues no solo fue el primer campeón de Inglaterra, al que se le estima un record de 270 pelas ganas y 1 derrota, sino que fue el primer promotor de eventos de boxeo, entrenador y manager, o manejador, de otros boxeadores.

James Figg Boxeo

Pero no fue hasta el año 1743 cuando Jack Broughton, conocido como el padre del boxeo, estableció las primeras reglas del boxeo moderno, todo esto con el fin de priorizar la técnica del boxeo, los desplazamientos de piernas, y más importante, evitar muertes dentro de los combates. Fue el creador de los primeros cuadriláteros con altura e introdujo los guantes acolchados. Jack fue el campeón sucesor de James.
Estas reglas introducidas por Jack, son llamadas por el nombre de este mismo, LAS REGLAS DE BROUGHTON. Jack, poseedor de su propio anfiteatro, realizaba enfrentamientos de boxeo en dicho lugar, pero todo aquel que lo hiciese debía aceptar sus 7 reglas. Cabe destacar que, entre las reglas de boxeo de esta época, era permitido hacer llaves de la cintura para arriba.
En este periodo se introdujo también el boxeo a Estados Unidos, allí varios boxeadores, muchos de ellos afroamericanos, que se encontraban como esclavos, peleaban para salir adelante o comprar su libertad con lo que ganaban por pelear. Destacamos a Bill Richmond, nacido esclavo, es el primer boxeador estadunidense del que se tiene conocimiento, apodado el TERRO NEGRO, se dice que solo perdió una pelea, la cual fue contra el campeón mundial de aquel momento, Tom Cribb, en el 1805, Bill tenía 41 años de edad en el momento de la pelea.

Bill Richmond

AHORA NOS PONEMOS LOS GUANTES, LA NUEVA ERA

 

En el año 1867 se organizó el primer campeonato de boxeo amateur de la historia, en Londres. Se llevó a cabo en el pabellón deportivo Lillie Bridge Grounds. Esto sucedió después de que en ese mismo año, Jhon Graham Chambers abriera la primera organización de boxeo amateur de la historia, Amateur Athletic Club. Se estableció, por primera vez en la historia del boxeo, 3 categorías diferenciadas según el peso de los participantes, o púgiles: una categoría de peso pesado, otra de peso mediano y una de peso ligero. Las reglas del boxeo se fueron estableciendo para cuidar a los púgiles, en esta época se establecieron las conocidas REGLAS DE QUEENSBERRY, 12 reglas. De estas reglas se inicia el boxeo moderno; 3 minutos de duración por asalto, 1 minuto de descanso, uso de guantes, una cuenta de protección de 10 segundos si el púgil se encuentra en mal estado, se prohíbe agarrar, empujar o abrazar al rival.
En 1892 se proclama el primer campeón mundial con las reglas de QueensBerry, Jim Corbett, acto que ocurrió en Estados Unidos. Una vez estas reglas se iban aceptando poco a poco, el boxeo se dividió en dos ramas; boxeo profesional y aficionado.

En cada modalidad varían las reglas, incluso hoy en día se sigue viendo claramente la diferencia, sus reglas varían no solo a nivel local, o nacional, sino que también a nivel internacional. Si hablamos del boxeo moderno, este fue aceptado como deporte olímpico en el año 1904, con siete clases diferentes de peso; peso mosca, gallo, pluma, ligero, welter, medio pesado y pesado.
 

EL NOBLE ARTE SE EXPANDE AL MUNDO

 

A finales del siglo XIX, el boxeo empezó a difundirse principalmente en países con influencia británica o estadunidense, países como, Argentina, Panamá, Puerto Rico, Uruguay, México, Cuba, Filipinas, España y Sudáfrica.
En el año 1923 se proclaman los primeros campeones del mundo no anglosajones. Un filipino y un francés, cada una en su categoría correspondiente de peso. También destacamos al bravo argentino Luis Ángel Firpo quien disputo el campeonato mundial del peso completo frente a Jack Dempsey, aunque no logro convencer a los jueces y llevarse la victoria, logro arrojar a Dempsey fuera del cuadrilátero de un golpe.

En los juegos olímpicos de Ámsterdam, en 1928, dos fuertes boxeadores, Arturo Rodríguez Jurado y Víctor Avendaño, de un espíritu guerrero y gran determinación, logran consagrarse campeones del mundo y obtener las primeras medallas de oro para boxeadores iberoamericanos, siendo estas marcadas victorias, en las categorías de peso pesado y medio pesado. El primer boxeador iberoamericano campeón del mundo, en la modalidad profesional, fue el panameño Al Brown.
 

Y así, la expansión a nivel global del boxeo, y la aparición de campeones de diferentes localidades del globo, continuaba y se asentaba con fuerza y dominio, siendo un deporte muy conocido hasta la actualidad. El país que marcaba la diferencia y dominaba el boxeo, era los Estados Unidos, principalmente en la categoría del peso pesado. Bob Fritz Simmons fue el primer campeón de peso pesado profesional, no estadunidense.
Para el noble arte, el siglo XX fue una marca de corrupción y dominio de la mafia en nuestro deporte. Durante años los boxeadores fueron controlados por la mafia, estos mafiosos organizaban apuestas y combates arreglados, los boxeadores no recibían el pago justo por combatir, y en ocasiones boxeadores fueron víctimas de la violencia de la mafia, por no cumplir con las ordenes de estos delincuentes, eran heridos o asesinados.
En aquellos años, las personas que practicaban el boxeo, solían ser las personas de barrios marginales y eran personas conflictivas (no todos), el boxeo era una escapatoria para salir adelante, era una forma de lograr aquello que jóvenes de barrios pobres, creían no poder lograr sin estudios ni apoyo, veían este noble arte como el medio para alcanzar riqueza. Riqueza que no lograban fácilmente debido a la corrupción, pero con los años esto fue cambiando hasta el lugar en el que nos encontramos hoy.
El boxeo es un deporte que genere millones de dólares en todo el mundo, un deporte de entretenimiento que llena estadios, mueve masas y trae increíbles historias de personajes que marcan nuestras vidas con sus hazañas en el ring. El boxeo es ese reflejo de la vida plasmado sobre un cuadrilátero, donde solo dos hombres luchan frente a frente con sus puños, estos héroes del ring entrenan muchas horas en el día, se entregan durante meses de entrenamiento a dar lo mejor de sí, para poder salir adelante, luchar por su sueño de ser el campeón, cuidar y dar un bienestar a sus familias.

Estos héroes que en ocasiones arriesgan más de la cuenta para darnos espectáculos de auténticos gladiadores, que al terminar el combate, finalizan con un abrazo fraternal. Ese abrazo de los boxeadores es un ejemplo de que se puede luchar porque es un deporte, pero que en sus corazones, no hay odio ni rencor, solo dos hombres esforzándose al máximo por ese anhelado cinturón, o por esa simple victoria que significa un paso más hacia él. Y cuando pierden, aquel que de verdad ama el deporte, no se rinde y vuelve a luchar. Por eso el boxeo refleja la vida mismas, se caen y se levantan, una y otra vez porque no pierde el que es vencido, sino aquel que se rinde, no aprende y no lo vuelve a intentar. Porque es tras ese simple paso, o esa pequeña línea, que se encuentra el éxito. Ese pasito más que dan, ese entreno extra, todos estos plus son los que hacen levantar a estos rudos hombres para intentar una y otra vez.
 

LA LEYENDA

 
Si hablamos del boxeo del siglo XX, y de la historia del noble arte en general, debemos hablar del gran Mohammed Ali, un boxeador que marco la historia de nuestro deporte para siempre, marcó una época no solo por su estilo de boxeo, y sus grandes logros dentro del ring, sino también por su popularidad y sus actos fuera del deporte. Ali, un afroamericano orgulloso de su origen, defensor del Islam, y con una enorme fe en sí mismo, lucho por la igualdad y sus derechos en una época de un fuerte racismo y discriminación social. Un hecho claro que empodero la lucha social que llevaba Ali, fue su amistad con Malcolm X (orador, ministro religioso y activista estadunidense), ambos defendían el Islam y luchaban por los derechos de los afroamericanos.
 

Mohammed Ali fue un boxeador carismático y atrevido, venció al terror en su época, al gran Sonny Liston, un boxeador que era considerado un mal ejemplo para representar los afroamericanos, pues fue un rudo hombre que cometió varios actos delictivos y su carrera siempre fue llevada por la mafia. Sin embargo, esto no podía dejar de lado que Sonny era un boxeador muy fuerte, un campeón del mundo temido por sus oponentes. Pero Ali lo venció en dos ocasiones, mostrando al mundo su calidad como boxeador, con un estilo técnico y único en aquella época, con desplazamientos como si fuese un boxeador de peso ligero, y con más que una fuerte pegada, gozaba de una técnica exquisita y mucha precisión en el golpeo, jugaba un juego mental continuo con sus oponentes, llevando el control de la pelea en todo momento y adaptándose en cada situación difícil. Ali logro la medalla de oro en los juegos Olímpicos de Roma 1960 y se corono como profesional, en varias ocasiones, como el campeón indiscutido del peso pesado.


History of Boxing

Conoce la historia del boxeo y forma parte de ella